lunes, 30 de diciembre de 2013

Capitulo 2 Quod angeli et daemones

By TheWickedNightmare

~Ange ou Demon~
    El Guardián
Capitulo 2
Quod angeli et daemones



La oscuridad que me mostraban mis ojos, se convertían en pensamientos, en recuerdos, me parecía prudente tenerlos cerrados a tenerlos abiertos, no sabía por cuanto más seguiría cayendo,pero había decidido confiar en él, en esa persona que apenas empezaba a conocer, un total extraño que no era del todo humano.
Sentía el viento en mi cara,di un respiro profundo y abrí mis brazos y mis ojos. Y ahí estaba Allen arriba con los Daimon, moviéndose tan rápido,solo veía como desaparecían uno por uno los Daimon que tocaba,uno lo agarro de las alas y lo jalo, mientras Allen se volteaba el Daimon desapareció y Allen me miro con desesperación.Mis ojos no pudieron más y los cerre de nuevo; y sentí como algo me tomaba, lo había logrado Allen llego a tiempo. Pero no era el quien me tomaba era ese Daimon que había jalado las alas de Allen y ahora me miraba totalmente extasiado,yo no sabía si moverme o no, seguíamos volando.Esa cosa se acerco más hasta rozar mi nariz con la suya y empezó a oler cada parte de mi,mientras se ponía cada vez más frenético por el aroma,empezó a acercarme más a él y encajarme las garras en las costillas, me sentía como si fuera una muñeca. Su boca mostró unos grandes colmillos y profirió un grito espantoso que hizo que me soltara y me golpeara la espalda directamente con el suelo, mientras el Daimon desaparecía en una estela blanca dejando ver a Allen que me cargó al ver que no me podía levantar.Mi espalda me dolía pero solo eso, era por el impacto que acaba de recibir lo que me impidió levantarme rápido.Mientras tanto Allen ya había vuelto a su forma humana, sin alas me llevaba corriendo fuera del laberinto hasta llegar a la banca, me dejo ahí y salio corriendo de nuevo.Yo me intente sentar pero el dolor era muy fuerte y solo me recosté con las piernas recogidas.Escuche sonidos minutos después, eran él que volvía con algo en las manos.
Rápido, llama para que vengan por ti—. dijo un poco desesperado.
¿Qué?¿Porqué no simplemente me llevas volando?—. le dije yo un tanto extraña.
Porque necesito aplicarte esto antes de que te enfríes, y en el auto lo podre hacer, volando te lastimaría más.—.
Oh, esta bien—.dije aun extrañada, solo había sido una caída no me parecía algo tan peligroso.
Marqué y Albert contesto rápidamente.
Allen empezó a tomar agua de la fuente en una hoja y la mezclaba con lo que había traído eran como hierbas.
Albert llegó y Allen me tomo de modo que no se viera tanto que estaba lastimada y oculto las hierbas en su suéter.
¿A donde señorita?—.pregunto Albert sin darse cuenta de lo que pasaba.
A casa por favor—. respondí yo.
Recuéstate por favor, dijo Allen.
Yo lo obedecí y sentí como subía mi blusa y me ponía algo tibio en la espalda y el dolor iba disminuyendo, así mismo paso sus manos por mi estomago hasta llegar a las costillas para repetir la misma acción.
No te levantes—.
¿Que me has puesto?—.
Es una combinación de hierbas que mitigan el dolor y ayuda a la sanar las cicatrices.—.
¿Cicatrices?Dije un tanto desconcertada.
Sí, esas que... el daimon te hizo cuando te agarro antes que yo—.dijo un poco molesto.
¿Porqué?—. dije yo en un hilo de voz.
No lo sé—.respondió el igual.
Su preocupación era evidente.
Parecía que me quería comer—.recordé con asco y temor el momento cuando empezó a olerme el daimon.
¿Porque lo dices? pregunto Allen asombrado.
Porqué, cuando me tomo,comenzó a olerme antes de intentar morderme,entre más olía más loco se ponía.
Así que te olio eh—.No parecía una pregunta si no una afirmación. Su mirada cambio y se encorvo poniendo la barbilla en sus manos.Mirando sin mirar, solo pensando como si con eso que le acabara de decir algo finalmente tenia sentido.








10

2 comentarios: